Una primera joya del panteón montsanero es sin duda Alberto Fernandez "Zurdo". El gran capitán